ardovino
ardovino
ardovino
ardovino
ardovino
ardovino
ardovino
ardovino

El txakoli de Bizkaia se emancipa del caserío

La apuesta por unos maridajes más gastronómicos y por el enoturismo ha cambiado la forma de ver (y disfrutar) de estas bodegas.

 

Javi Calzada  ·  14 DE OCTUBRE DE 2020

 

En la esquina de la calle Santa María con la calle Pelota, en Bilbao, una pequeña hucha llama la atención de todo aquel que pasea por el Casco Viejo. Se trata de una imagen en miniatura recientemente restaurada de la Virgen de Begoña con una ranura donde los txikiteros vaciaban lo que les sobraba del bote tras haberse ido de vinos durante aquella época en la que afterwork networking no eran tecnicismos modernos.

La costumbre aún sobrevive gracias al poteo, esa maravillosa costumbre de irse de vinos (con pintxo, claro) que precede toda comilona o cena en la capital vizcaína y que con el tiempo se ha sofisticado convirtiéndose casi en una liturgia ineludible en toda visita a esta ciudad.  

Pero volviendo al txikiteo; la gasolina y causa de toda ebriedad  era el txakolí, principalmente vizcaíno, que corría a raudales por su bajo coste. Al fin y al cabo, tanto etimológicamente como culturalmente el término estaba asociado al vino de consumo casero, al etxeko ain, (lo justo para casa).

 

 

Eso sí, este concepto evolucionó hasta convertirse en un producto comercializado, sobre todo por los caseríos que marcaban la disponibilidad de comida, bebida y vino excedente con un laurel en el cruce de los caminos.

De ahí a los bares y a las leyes proteccionistas que, sobre todo a principios del siglo xx, obligaban a las tabernas vender primero todo el cupo de txakolí antes de abrirse a otras referencias. 

Tanto los usos y costumbres como esa discriminación positiva ha hecho que, incluso en nuestros días, se asocie el txakolí a una liturgia de tapeo y a un chispazo de vino.

Todo ello impulsado por el enoturismo con el que se borra por completo aquella imagen de tradición anquilosada. Aquí las raíces están muy presentes, sí, pero también las ganas de elaborar vinos más modernos. Y la mezcla resulta irresistible. 

 

Audiovisual 360-1. Para empezar, un museo
FOTO: BIZKAIKO TXAKOLINA

 

 

 

 

Más
entradas

Javier San Pedro

Seguimos con la serie de productores de garnacha en Rioja …

De la A a la Z: terminología del vino de Jerez

  Una guía que nos ayudará a encontrar las palabras adecuadas para referirnos al enorme, disímil y fantástico universo de los vinos de Jerez.   Abra: es una andana de botas, es

Cannabis en Napa Valley

Desde que en 2018 se legalizase el cannabis en California, los cultivos no han hecho más que crecer de manera vertiginosa. La alta demanda de esta hierba ha sembrado dudas

Origen de la palabra vino

    La viticultura y la producción de vino se originó, según parece, en Asia Menor, hoy Turquía. Los restos arqueológicos documentados de producción de vino más antiguos encontrados hasta

Vinos de Piamonte

«Entre el hombre que puede hacerse comprender y el hombre que no puede hacerse comprender hay un abismo: uno se salvará, el otro no». De mi admirado Primo Levi, nacido en Turín,

Teresa Guilarte

Teresa Guilarte es una apasionada del vino.  Cercana, resolutiva y con un gran conocimiento en este mundo, nos hace partícipes y comparte en esta entrevista su lado humano y profesional. Su

Clemente García

Clemente García es un viticultor de Baños de Ebro (vecino de Juan Carlos Sancha). La casona familiar donde elabora se apoya sobre la viga centenaria en la que se asienta

Iratxe Rementería

«Lo que más me ha impactado últimamente es la capacidad de guarda que tiene el txakoli»   Iratxe Rementería, diplomada por el CES (Curso Especialista Sumiller) en la Escuela Superior

0 - copia - copia - copia (2)
Shopping Cart
Ir arriba